¿cuánto cuesta una web?

Un poco de historia para contarte el porqué y el cómo de WordPress.

Antes de responder a esa pregunta, voy a tratar de explicar cómo afronto un nuevo proyecto web. Quizás para eso tenga que soltarte un poco el rollo: explicarte qué es WordPress y por qué a día de hoy lo concibo casi como la única herramienta posible para desarrollar una web y, además, cómo he llegado a esta conclusión.

[Si estás navegando desde un dispositivo móvil, te sugiero que gires tu telefóno y leas este artículo en formato apasaido]

No, no sufras, si has llegado hasta aquí hay premio. Si realmente lo que quieres saber es cuánto cuesta una web, te invito a que te desplaces hasta el final de este artículo.
A la vez tampoco cierro ninguna puerta, de manera que todas las personas que nos dedicamos a este tipo de trabajos podamos vernos reflejados en él, así como los distintos tipos de proyectos web que se pueden realizar en función de las necesidades del cliente.
No creo que lo consiga pero allá va…

Hace unos días debatíamos sobre el precio justo de un website.
Os sitúo… la comunidad de WordPress en Asturias empieza a caminar tímidamente. Podéis encontrar más info, apuntaros y participar aquí

Quizás antes de lanzarme a describir las conclusiones de ese debate y mi protocolo de desarrollo de website, he de contaros una pequeña historia.
Los que ya peinamos canas y llevamos más de 10 años desarrollando webs hemos pasado por muchos estándares. Hace más de 12 años arrancábamos Gráficos y nuestras primeras webs se realizaron en un HTML muy rudimentario para posteriormente transitar al HTML dinámico. Aprendimos a través de Dreamweaver a mover capas hasta que llegó el gran Flash. Y todos nos volvimos un poco locos en el estudio.

| Animación realizada por Dani Castaño.

Cuando nos habíamos empapado de varios manuales de referencia de Action Script, llegó el W3C, supongo que impulsado por Google —que a fin de cuentas es quien manda aquí— y dijeron que el Flash sólo para multimedia —sí, sí, multimedia, igual ya ni recuerdas el término— porque su SEO era nulo y había que crecer en coherencia. ¡Viva la web semántica! —gritaron. Y todos a una, obedientes como somos, nos lanzamos a abrazar las hojas de estilo en cascada que eran una versión mejorada de lo que ya hacíamos hace unos años. Vamos que para este viaje no hacían falta tantas alforjas porque… ¿alguien sigue trabajando con Flash? No ¿verdad? Pues eso.

¡Ah, se me olvidaba! A la par de todo esto, el cliente empezó a ver en las webs dinámicas una herramienta poderosa que le permitía tener cierta autonomía respecto al desarrollador; poder cambiar sus teléfonos si se mudaba de oficina, añadir nuevas fotos a la galería de sus productos o enviar una noticia desde el evento al que asistía ese fin de semana.
Menos mal que uno —que antaño fue programador— se armó de paciencia, de códigos ASP primero, PHP después y fue creando zonas privadas desde las que el cliente podía alimentar toda esta información. Dreamweaver Ultradev, posteriormente Dreamweaver y entre ambas hasta llegamos a hacer webs dinámicas en Flash (¡sí, sí! como lo oyes, con una extraña librería llamada ASP Flash Turbine).

Dreamweaver te permite crear tu propio CMS pero, claro está, todo depende de ti y sólo empieza a ser rentable y digno de mención cuando tienes un volumen interesante de clientes que te permite seguir investigando en él, añadir mejoras, cuidar su accesibilidad y usabilidad, etc, etc, etc. Y entonces, como si fuera un flechazo primaveral y juvenil, WordPress y yo nos encontramos y desde entonces le amo. 🙂 Sí, lo confieso. Igual que me mosqueo con las máquinas cuando no salen las cosas también soy capaz de apasionarme con un CMS y acabar aburriendo a mis seres queridos a los que me siguen aguantando.

¿Por qué usar WordPress? 10 razones que te convencerán

Aquella herramienta que nació en 2005 para publicación web basada en entradas ordenadas por fecha, permite a día de hoy, construir cualquier proyecto web por complejo que sea. Y si el proyecto no es complejo, permite ofrecer al cliente un presupuesto muy pero que muy razonable. ¡Que no gratis, oiga! 😳
Hace pocos días presenté un presupuesto para un proyecto web hecho totalmente en WordPress. Al llegar a la hoja final donde iba el precio final, la cara de mi clienta fue de sorpresa.

¿Te parece barato ¿verdad? 
Pues sí -respondió ella.
Fijo que has pagado bastante más por la web que tienes actualmente hace unos cuantos años ¿no?
Asintió.

Llegados a este punto, y sin más dilación, debería de ir pensando en responder a la pregunta que encabezaba este artículo ¿no?
Para darte una cifra que supongo es lo que estás buscando, tengo que contarte —aunque sólo sea esquemáticamente— cómo afronto yo un nuevo proyecto web.

¿cómo hago tu web?

No hago diseños a medida pero...
… parto de un plantilla, la que mejor se adapte a tu modelo de negocio y la “corporativizo”. Es decir: le doy tus colores, tu tipografía, tu logo,…
Diseño responsivo
Pues sí, menudo vocablo para tratar de contar que tu web deberá de adaptarse al medio en el que se encuentre: móvil, tablet, ordenador…
Posicionar y escuchar
A un nivel básico, dejo tu website funcionando para el SEO y monitorizado para ofrecerte datos sobre tus visitas (Google Analytics). Un primer punto de partida para seguir creciendo por aquí.
Optimizada para visitantes y buscadores
Porque mejorar el tiempo de carga es mejorar el SEO de tu página. Testeo, pruebo en varias herramientas, busco que el website cargue lo más rápido posible optimizando las imágenes y algunos truquillos más.
Fácil para Google
Hacerle la vida fácil a Google es conseguir que nuestra web indexe más rápido y de una forma más eficiente. Yo me encargo de poner en marcha ciertas herramientas que el propio buscador nos facilita.
Una web segura
La mejor manera de evitar problemas de seguridad es tener tu website actualizado; yo lo reviso todos los meses. Pongo algunos códigos extra para hacerla más segura y mantengo un backup constante de la instalación por si las moscas.
Fuera de programa
Si hay que bucear en el código, se bucea. Aunque he de decirte que los temas más que añadir o cambiar, hay que quitar. Quitar todo aquello que no usas para que vaya más rápido. Uso más la maquetación (CSS) que la programación (PHP).

Presupuesto website

Para poder ofrecerte un precio final del website, he de partir de un supuesto. Al igual que una estancia en un país no te cuesta lo mismo si vas una semana que quince días, si contratas solo desayuno o media pensión, si…

Te propongo una web tipo, como el esquema que te adjunto.

mockup-webtipo-conprecio

 


Poner en marcha un website de estas características, siguiendo las premisas que te he contando en la columna de la izquierda puede rondar los 650€.


Como gastos fijos hay que incluir:
— la plantilla de WordPress: 50€ aproximadamente, una única vez.
— el dominio y alojamiento para tu website: 60€-150€ aproximadamente dependiendo del proveedor con quien lo contrates. Pago anual.


Si has llegado hasta aquí, te felicito. Lo se, hablo mucho 🙁
Si deseas ponerte en contacto conmigo

Solicitar presupuesto
  • Buenas Juaco!

    No sabía que publicabas en un Blog 😀 Lo revisaré de vez en cuando…

    Nos vemos por el Café Gijón 😉

    • Hola, Juanjo.
      Aprovechando que estrenaba la web tenía el firme propósito de publicar con una cierta frecuencia.
      El tiempo, el trabajo me está devorando; algo que se que es bueno pero ahí se han quedado mis primeras entradas huérfanas de más hermanas.

      Saludos, majo.

      p.d.— De vez en cuando me paso a rememorar los pintxos de tortilla de Gijón. Te aviso un día que además tengo interés en dialogar contigo sobre un posible proyecto.

  • C/ Desfiladero de los Beyos, 4, 1º Dcha — 33212 Gijón (Asturias)
  • hola@juacoamado.es
  • 637802613